Publicado el:

Las Lesiones por Quemaduras, en el Estado de la Florida, No Siempre Ocurren Debido a los Incendios

De acuerdo con la universidad de Missouri, cada año, en los Estados Unidos, casi 2 millones de personas son tratadas por sufrir quemaduras, y de estos 2 millones, 112,000 son casos de quemaduras escaldadas causadas por agua caliente. Aún cuando muchas personas asocian las lesiones de quemaduras con incendios, el Consejo Nacional de Seguridad (National Safety Council) ha reportado que los Estados Unidos tiene el índice más alto de quemaduras en el mundo industrializado, y que un gran porcentaje de estas quemaduras son causadas por algo tan simple como el agua caliente.

De acuerdo con la Coalición niños Seguros (Safe Kids Coalition), aproximadamente 37,000 de las víctimas de quemaduras escaldadas, son niños de 14 años o menos, y alrededor de 18,000 de las víctimas son niños de 5 años de edad o menos. Los reportes muestran que en los casos de lesiones por quemaduras escaldadas en menores de edad y niños, el factor culpable es algo tan simple como un baño con agua caliente. La universidad de Missouri reporta que la mitad de los casos de niños que han sufrido quemaduras ocurren debido a que los padres ponen a los niños en una bañera con agua demasiado caliente. Algunos otros casos ocurren debido a que el niño abre la llave del agua caliente, o porque se caen en agua que esta demasiado caliente. Algunos casos de quemaduras también son resultados de abusos al menor.

Debido a que la piel de los niños es más delgada, se quema más rápidamente. De hecho, y de acuerdo con algunos reportes, las quemaduras son la segunda causa de muerte en niños de entre 0 y 5 años de edad. Diariamente en todo el país, 300 niños son llevados a las salas de emergencias debido a quemaduras por agua caliente, y cada año, 3000 de estos pacientes requieren ser hospitalizados debido a sus lesiones.

Los calentadores de agua suelen ser los culpables. La mayoría de los calentadores están programados a una temperatura de 140 a 150 grados Fahrenheit. Un niño que es puesto en agua de 150 grados, desarrollará, en dos segundos, quemaduras de tercer grado, y a una temperatura de 140 grados, desarrollará las mismas lesiones en 5 segundos. Si el agua está a 130 grados, en 30 segundos, el niño podrá tener lesiones de tercer grado. En casos en los que el defecto de un producto esté ocasionando que el agua esté caliente, la temperatura del agua de una casa podrá salir aún más caliente.

Los expertos le recomiendan a los padres que bajen la temperatura de los calentadores de agua. Lo mejor es revisar el calentador en la mañana, antes de que se haya usado agua caliente. Para revisar la temperatura del agua, deje correr el agua caliente de la llave por dos minutos y ponga sobre el chorro del agua un termómetro. Si la temperatura es mayor a 120 o 125 grados, baje el termostato del calentador del agua. Espere 24 horas y haga esta prueba de nuevo. Si no puede bajar la temperatura del agua, llame a un profesional. Puede ser que usted tenga un producto defectuoso o un problema mecánico con su calentador.