Publicado el:

Detectar y Tratar con Conductores Agresivos

Los conductores agresivos son un gran peligro en las calles. Representan una distracción y hacen que el conductor quite su atención del camino. Cuando se encuentran enojados, tienden a acelerar y conducir agresivamente. En ocasiones, pueden causar accidentes automovilísticos que resultan en muertes o lesiones personales serias. En los peores casos, los conductores agresivos agreden a otros conductores o incluso utilizan sus vehículos como arma, causando accidentes peatonales.

De acuerdo con la NHTSA, los conductores agresivos son generalmente conductores de alto riesgo. Las investigaciones han demostrado que desquitan su enojo en cualquiera y que aún sin ser provocados pueden montar en cólera. Algunos expertos sugieren que los conductores agresivos se sienten más seguros al actuar agresivamente mientras manejan, ya que los automóviles ofrecen un cierto grado de anonimato y seguridad. Investigadores han encontrado que los conductores agresivos tienden a no considerar ni preocuparse por los conductores a su alrededor, y por lo tanto toman riesgos al manejar. Los conductores agresivos suelen acelerar, ignorar los semáforos, pasarse los altos, rebasar por la derecha, cambiar de carriles de manera poco segura, gritar, encender y apagar sus luces, hacer gestos faciales o con las manos, y tocar el claxon agresivamente.

Si nota a algún conductor comportándose de esta manera, usted puede prevenir un accidente y evitar las lesiones personales que se pueden generar por estos accidentes. Siga estos consejos de la NHTSA para tratar con los conductores agresivos:

1) No permita que un conductor agresivo afecte su forma de conducir. Trate de mantener la calma y nunca acelere para ir al paso de un conductor que va con exceso de velocidad. Continúe manejando de manera calmada, ignorando al conductor agresivo tanto como pueda, siga el reglamento de tránsito especialmente si él no lo hace. Asegúrese de ponerse el cinturón de seguridad, ya que esto ayudará a prevenir una lesión cerebral o de la espina dorsal en caso de un choque.

2) Trate de mantenerse fuera del camino del conductor agresivo. Aléjese, tome otra ruta y en general manténgase fuera del camino.

3) Note los detalles agresivos del conductor. Mentalmente intente recordar el rostro y el número de placa, o inclusive la marca del automóvil. Si viene un pasajero con usted, pídale que anote esa información. Si el conductor agresivo intenta lastimarlo o estrellarse contra su automóvil, usted tendrá la información necesaria para reportarlo.

4) Nunca se enganche con un conductor agresivo. Nunca conteste sus gestos, le toque el claxon o grite. Los expertos incluso recomiendan evitar el contacto visual. Cualquier signo de agresión de su parte puede hacer enojar a un conductor agresivo, e incluso convertirlo a usted en el blanco de cualquier agresión.