Publicado el:

¿Pudiera el Amor Causar Accidentes Automovilísticos?

Los accidentes automovilísticos son causados por muchos factores. Conducir ebrio, conducir distraído, defectos en las llantas, defectos de los mecanismos del automóvil, el clima, y muchos otros factores pueden ocasionar una colisión. La compañía de seguros StudyAn del Reino Unido ha llevado a cabo un estudio que sugiere una causa poco frecuente de los accidentes de tráfico: el amor. Según la encuesta, alrededor de 2.5 millones de colisiones de coches en el Reino Unido se producen debido a los argumentos románticos que producen furia en el volante.

La compañía de seguros StudyAn examinó los hábitos de conducción de 1183 conductores y encontró que el 19% de los conductores conducía de forma errática después de una discusión con sus parejas o cónyuges. Otro 36% eran incapaces de concentrarse en la carretera de la manera más eficaz después de una discusión romántica. Honey Langcaster- James, un psicólogo que discutía la encuesta en los medios de comunicación señaló que puede durar una hora para que las emociones se calmen después de una discusión intensa con la pareja. Obviamente, ponerse al volante durante este tiempo puede ser muy peligroso.

Por supuesto, los conductores que actualmente se encuentran en un accidente de coche no se les pregunta si acaban de tener una discusión con su pareja, así que es difícil decir con precisión qué porcentaje de accidentes automovilísticos en los EE.UU. pueden ser atribuibles a la rabia relacionada con una discusión romántica. Sin embargo, los expertos de conducción han sabido por algún tiempo que las emociones fuertes y el malestar pueden afectar la capacidad de conducción y la concentración. Debido a que se generan demasiadas emociones en las discusiones con la pareja romántica, es lógico que estos argumentos produzcan un malestar emocional intenso.

Si usted considera la última vez que tuvo una pelea con su pareja, usted probablemente recuerda lo terrible que sentía. Las emociones intensas pueden hacernos llorar, temblar, e incluso llegar a enfermar. Durante una acalorada discusión y durante las intensas emociones, nuestra presión arterial aumenta temporalmente. Esto puede tener un resultado físico significativo. Un trastorno emocional puede causar hiperventilación e incluso hacer perder el conocimiento. También ocasiona que sea difícil concentrarse o articular; en algunos casos nos puede enfermar. Obviamente, conducir en este estado puede ser muy peligroso.

En la encuesta de la empresa StudyAn Seguros, uno de cada 12 conductores encuestados admitió haber tenido un accidente de coche después de una pelea amorosa. Uno de cada tres admitió haber manejado después de una discusión. La encuesta encontró que pronto después de una discusión con un ser querido, los conductores estaban más propensos a experimentar rabia en el camino. También era más probable que condujeran con exceso de velocidad y de manera abrupta o errática.

Psicólogo Langcaster-James señala que los conductores que están molestos o enojados a raíz de una explosión emocional – como la explosión causada por una discusión con un ser querido – necesitan liberar la tensión. En algunos casos, inconscientemente pueden elegir el exceso de velocidad con el fin de lograr este objetivo. También señala que los conductores que son emocionalmente alterados son muy distraídos y por lo tanto no pueden concentrarse para conducir con seguridad.