Publicado el:

Ayudar a Alguien con una Lesión Personal

Casi todos los estadounidenses están indirectamente afectados por las lesiones personales. Usted puede tener un compañero de trabajo con una lesión en la médula espinal. Su hermano puede haber sufrido una lesión por quemaduras después de un accidente automovilístico. La realidad es que es probable que conozca a alguien que haya sufrido una lesión personal, y durante su vida seguramente conocerá al menos un familiar cercano o amigo que padezca de una lesión personal grave. Es normal sentirse impotente y no saber qué hacer, pero si conoce a alguien que haya sufrido una lesión grave, hay varias cosas que puede hacer:

1) Estar ahí. Ya sea que su ser querido haya sufrido una lesión por quemadura, fractura, lesión de la médula espinal, u otra lesión, su apoyo y presencia por sí sola es de gran ayuda. Mucha gente evita visitar a amigos y familiares heridos, sin saber qué decir y hacer, pero la verdad es que no tiene que decir mucho. El simple hecho de estar allí con su amigo o ser querido lo dice todo.

2) Investigue la condición. Puede ser útil aprender más acerca de la lesión de su amigo o ser querido. ¿Cuál es el pronóstico? ¿Qué tipos de tratamiento tendrá? Saber en lo que está involucrado puede ayudarlo a estar ahí y le puede ayudar a comprender la situación. También puede ayudar a prepararse para los meses o años de recuperación.

3) Obtenga apoyo si lo necesita. El que un amigo o familiar haya sufrido una lesión grave, puede afectar su vida y sus emociones en gran medida. Si usted se siente molesto, enojado o deprimido, considere unirse a un grupo de apoyo o hablar con un terapeuta. Si su amigo o familiar está teniendo dificultades para aceptar su propia lesión, también puede ser útil para usted hablar de sus propias emociones con alguien.

4) Decida lo que necesita. No se involucre en la lesión de alguien en tal medida, que se olvide de sus propias necesidades. Especialmente en el caso de que alguien cercano a usted tenga una lesión seria, asegúrese de comer bien, descansar mucho, y hacer ejercicio. Cuídese, ya que no será muy útil si está enfermo o herido al mismo tiempo.

5) Escuchar y motivar suavemente. Una de las mejores cosas que puede hacer es escuchar todas las emociones y preocupaciones que su amigo o miembro de la familia tenga sobre su lesión. La simple presencia de alguien con quien puede hablar puede ser una gran ayuda para alguien que está lesionado. Si su amigo se beneficiaría de un médico, un especialista, o un abogado de lesiones personales de la Florida, hágale la sugerencia. Anime a su amigo o miembro de la familia a pensar positivamente y concentrarse en el futuro.