Publicado el:

Tratamiento de Lesiones por Quemaduras

Graves lesiones por quemaduras causadas por accidentes automovilísticos, accidentes de trabajo, accidentes de camiones, e incendios frecuentemente requieren hospitalización. En el hospital, las víctimas de quemaduras frecuentemente reciben varios tipos de tratamiento para tratar las diversas formas que las quemaduras afectan el cuerpo:

1) Los tratamientos tópicos con antibióticos. La piel es la primera línea de defensa que protege al cuerpo contra virus y bacterias. La piel quemada, sin embargo, no ofrece esta protección y, de hecho, se vuelve vulnerable a la infección, sobre todo cuando se venda y se mantiene envuelta durante el proceso de curación. Por esta razón, las cremas con antibióticos se aplican a la piel para ayudar a una cicatrización rápida y para ayudar a prevenir las infecciones.

2) Separación y vendajes. La mayoría de las quemaduras graves deben de ser vendadas con el fin de proteger a la piel contra infección y con el fin de permitir que las heridas permanezcan libres de líquidos y pus. Las vendas minimizan el dolor para el paciente y ayudan a mantener la piel y las extremidades en su lugar durante el proceso de curación.

3) Prendas de presión. Cuando el área quemada empieza a formar cicatrices, las prendas de presión se usan sobre la zona afectada. Estas prendas especiales ponen presión sobre la herida y aseguran que la cicatrización no crezca por encima o más allá del área de la herida.

4) Elevar las áreas quemadas. Las quemaduras severas causan que el cuerpo se hinche porque el cuerpo entra en shock y se acumula líquido. Desafortunadamente, la piel quemada tiene problemas para inflamarse ya que la piel está dura. Esto puede hacer que los ligamentos experimenten altos niveles de presión y forman problemas de flujo. Elevando las zonas afectadas permite que el líquido se drene, reduciendo la presión en las áreas quemadas y permitiendo que la sangre circule bien.

5) Incisiones quirúrgicas. Las incisiones quirúrgicas, también conocido como escarotomia, a veces son necesarias cuando al elevar el área quemada, no reduce la presión que existe bajo la piel.

6) El tratamiento con ejercicios. Durante el proceso de curación, la piel se encoge con la formación de tejido cicatricial. Para asegurar que el movimiento normal sea posible cuando la piel se recupere, los pacientes necesitan participar en la rehabilitación y el ejercicio para recuperar toda su movilidad. En los casos de quemaduras graves, donde se ha lesionado el tejido y el músculo, la rehabilitación es necesario para ayudar al paciente a recuperar la movilidad que ha perdido a través de su accidente.