Publicado el:

Responsabilidad Civil por Adolecentes que Manejan en Estado de Ebriedad en la Florida

A pesar de que en EE. UU. La ley permite el consumo de bebidas alcohólicas a los 21 años, muchos adolecentes las consumen. Algunas veces los adolecentes se sirven de la intervención de adultos, o cuentan con una cédula de identidad (ID por sus siglas en inglés) falsa para adquirir tales bebidas. Cuando los adolecentes tienen la edad requerida para que se les permita conducir, los menores de edad que consumen bebidas alcohólicas, se convierten en algo más que un problema. Todos los años, en el estado de Florida, los menores de edad que consumen bebidas alcohólicas, causan algunos de los accidentes que suceden por conducir en estado de ebriedad. Estos accidentes dejan como saldo lesiones medulares, fatalidades y lesiones cerebrales; entre otras lesiones que cambian por completo la vida.

Si usted sufrió una lesión, a raíz de un accidente por conducir en estado de ebriedad en el cual participó un menor de edad alcohólico, varias personas pueden ser responsables del accidente. Por lo general, la compañía aseguradora del conductor cubrirá parte de sus gastos médicos, pérdida de ingresos, y otros gastos conexos a su accidente. Sin embargo, en los casos en donde a un menor de edad se le permitió el consumo de bebidas alcohólicas y más tarde provocó un accidente por conducir en estado de ebriedad, otras personas también pueden ser responsables.

La *dram shop law del estado de Florida, denominada en ocasiones ley de DUI (conducir bajo la influencia), concede a las victimas de accidentes por conducir en estado de ebriedad, el derecho de entablar una demanda contra los establecimientos autorizados para vender bebidas alcohólicas y que, las sirven a un menor a sabiendas. Las victimas pueden demandar a hoteles, bares, restaurantes o a quienes sirvan bebidas alcohólicas a menores. Si un bar, o un lugar autorizado para vender bebidas alcohólicas, pasa por alto una cédula de identidad que, sin lugar a duda, es falsa o no identifica a un conductor adolecente, dicho establecimiento puede ser considerado en parte responsable si el cliente, después de salir del establecimiento, se involucra en un accidente.

En el estado de Florida, los padres que sirven bebidas alcohólicas a sus hijos adolecentes pueden ser considerados en parte responsables si los menores, bajo los efectos del alcohol, causan un accidente o conducen en estado de ebriedad. Además, se pueden considerar responsables a los padres que tienen bebidas alcohólicas al alcance de la mano, y saben que sus hijos adolecentes pueden consumirlas. También puede considerarse relativamente responsable, a quien celebre una fiesta o evento y sirva bebidas alcohólicas a un menor que, tras haberse retirado del lugar, causa un accidente por conducir en estado de ebriedad.

La única excepción de la ley de DUI o la dram shop law del estado de Florida, son las tiendas de vinos y licores. Ya que estos establecimientos venden bebidas alcohólicas en envases cerrados, no enfrentan las mismas responsabilidades y no mantienen las mismas restricciones de responsabilidad civil tan estrictas, como las que aplican para los establecimientos autorizados para vender bebidas alcohólicas o para los anfitriones de eventos. En la mayoría de los casos, aunque se supone que las tiendas de vinos y licores deben pedir una cédula de identidad y no vender bebidas alcohólicas a menores, no podrán ser responsables si un menor adquiere bebidas alcohólicas y, después de haberlas ingerido, causa un accidente automovilístico.

Si usted se encuentra en el estado de Florida, y sufrió una lesión grave causada por un conductor adolecente en estado de ebriedad, necesita contratar a un buen abogado de lesiones personales del estado de Florida. Por desgracia, en estos casos, probar y establecer responsabilidad civil a quien corresponda, constituye un reto. Por lo general, los abogados dependen del video de la cámara de vigilancia y de los registros de operaciones del bar, para probar que se sirvieron bebidas alcohólicas a un menor. Probar que se sirvieron bebidas alcohólicas a un menor en una fiesta privada, es aún más desafiante, razón por la cual, muchas veces los abogados contratan investigadores privados del estado de Florida, para poder llegar hasta el fondo de estos casos.

*Ley del cantinero. Responsabilidad civil que la ley atribuye a los establecimientos que sirven bebidas alcohólicas, por las lesiones o muertes que causen alguno de sus clientes que, habiendo bebido en exceso, conduzcan en estado de ebriedad; también aplica para quien ofrece bebidas alcohólicas en su casa a sus invitados y alguno de ellos, por los efectos del alcohol, causa daños a terceros.