Publicado el:

Algunos Accidentes Automovilísticos del Estado de Florida Ocurren en las Estaciones de Servicio

A pesar de que, la mayoría de los accidentes automovilísticos del estado de Florida suceden en las carreteras, el simple hecho de cargar combustible a su auto o detenerse en una estación de servicio, también tiene sus riesgos. Algunas lesiones por quemadura graves ocurren en los surtidores de gasolina. En muchos casos, los accidentes en las estaciones de servicio pueden evitarse por completo; simplemente con observar lo siguiente:

1) Obedecer las advertencias expuestas en la estación de servicio. La mayoría de las estaciones de servicio tienen advertencias que indican con toda claridad, no fumar y no utilizar teléfonos celulares cerca de los surtidores. Es de vital importancia seguir estas indicaciones, ya que en la mayoría de las estaciones de servicio se ha observado derrame de combustible en abundancia, y la gasolina es altamente inflamable. Tan sólo con tener un cigarrillo encendido cerca de los vapores y del combustible derramado se puede desencadenar una tragedia.

2) Entrar o salir de la estación de servicio con precaución. A determinadas horas del día, en casi todas las estaciones de servicio se forman embotellamientos y lapsos de constante actividad. Los automovilistas se disputan los lugares de los surtidores y algunos son más agresivos que otros en su intento por lograrlo. Disminuya la velocidad y manténgase atento. Año tras año, en el estado de Florida algunos accidentes automovilísticos tienen lugar en las estaciones de servicio, en donde los accidentes peatonales también son comunes debido a la urgencia y falta de precaución, con que los automovilistas van y viene de sus autos.

3) Alejar el rostro al verter gasolina. Ya sea que se bombee gasolina del surtidor o se vierta dentro de un recipiente, mantenga su rostro alejado a una distancia prudente. La gasolina en el área de los ojos provoca ardor y también quemaduras. Si entró gasolina en sus ojos enjuáguelos muy bien con suficiente agua. Quizás sienta ardor durante algunas horas. Si la molestia persiste consulte a un médico.

4) Extremar precauciones al vertir gasolina dentro de bidones para combustible. Al llenar bidones es fácil derramar gasolina, y que al salpicar entre en sus ojos. Siempre llene los bidones en el piso —jamás dentro del auto o sobre la plataforma del camión— y si es posible, use gafas protectoras o anteojos para evitar el contacto con sus ojos. Si necesita llenar un recipiente con gasolina, asegúrese de que está diseñado para almacenar combustible y que se encuentra en buenas condiciones. Un recipiente inadecuado puede derramar la gasolina y provocar quemaduras.

5) Evitar entrar y salir del auto mientras carga combustible. La simple estática que esto produce puede desatar un incendio y causar lesiones por quemadura. La gasolina tiene una temperatura de inflamación de tan sólo −40˚ F, lo que la hace muy inflamable.

6) Lavarse las manos muy bien después de vertir o bombear combustible. Si se frota los ojos sin haberse lavado las manos puede irritarlos. Además, no es nada grato tomar un emparedado y terminar comiendo gasolina con su almuerzo.