Publicado el:

Cómo Pueden los Padres de Familia Enseñar a sus Hijos a Mantenerse a Salvo en Florida

Muchos padres de familia del estado de Florida, están preocupados por evitar lesiones a sus hijos. Las lesiones infantiles graves son el terror de todos los padres de familia; no obstante, año con año, en las ciudades de Homestead, Hollywood, y Miami las lesiones infantiles siguen siendo la causa principal de las visitas a la sala de urgencias. Peor aún, es que algunas lesiones de la infancia – como las lesiones por quemadura o lesiones cerebrales − dejan como resultado discapacidades de por vida. Ya que los padres de familia no pueden supervisar a sus hijos día y noche, una parte importante en la crianza de los hijos implica la enseñanza de las normas de seguridad básicas. La mejor manera de hacerlo es la siguiente:

1) Sea explícito. Sus hijos no pueden entender lo que usted quiere decirles con “No jueguen cerca de los camiones”. Los niños necesitan saber con exactitud qué hacer y qué no hacer en diferentes situaciones. La dramatización es una buena forma de enseñar a los niños las normas de seguridad. Por ejemplo, llevar a cabo un simulacro es mejor que explicarles qué hacer en caso de incendio. La mayoría de las comunidades y los departamentos de atención a emergencias, cuentan con material educativo tanto para padres como para maestros que hacen que el aprendizaje de las normas de seguridad sea divertido.

2) Haga y haga cumplir las consecuencias. Sus hijos deben saber que si no cumplen con las normas de seguridad se les suspenderán regalos o diversiones. Esto servirá para fortalecer la importancia de las normas, y para asegurar que sus hijos son motivados a seguirlas.

3) Permita que sus hijos tomen sus propias decisiones. Involucrarlos es una excelente forma de ayudarles a aprender seguridad, y es una excelente forma de asegurarse de que en realidad siguen las normas. Por ejemplo, los cascos para ciclistas pueden ayudar a protegerlos de lesiones graves en un accidente ciclístico; permítales que seleccionen un casco que en realidad les agrade y que disfruten usarlo. O bien, permítales colaborar con usted a sugerir castigos apropiados o consecuencias si no siguen las normas de seguridad.

4) Explique la razón por la cual ustedes tiene normas específicas. Los niños responderán mejor a más normas si entienden el motivo por el cual éstas se han implementado. Lo que puede parecer obvio para los padres de familia –nadar acompañado puede ayudar a prevenir accidentes en la piscina y el ahogamiento− tal vez no le quede del todo claro a un niño. A muchos padres de familia les preocupa asustar a sus hijos, pero explicarles con toda sinceridad y calma la razón por la cual ciertas nomas se han implementado, les da la capacidad de tomar decisiones correctas.

5) Revise las normas con regularidad y hágalas fáciles de entender. Algunas veces, los niños ignoran las normas de seguridad porque las olvidan, o porque se ponen demasiado nerviosos ante un acontecimiento en particular. Por ejemplo, hasta los niños que saben que deben mirar a ambos lados de la calle antes de cruzar, saldrán como flechas en medio del tráfico si van tras su juguete favorito. Algunas veces, a un niño pequeño le parece que las normas de seguridad son demasiadas (y los son). Hacer a menudo una revisión agradable servirá para que estas normas se transformen en hábitos de seguridad.

6) Tome en consideración la presión de los amigos. Los niños quieren encajar y a veces la presión de los amigos significa tomar malas decisiones. Su hijo puede saber que enviar mensajes de texto al conducir puede llevar a un accidente automovilístico, pero cuando está con los amigos puede ser difícil ignorar una llamada del teléfono celular.