Publicado el:

Las Alergias y los Accidentes de Camiones

La mayoría de nosotros creemos que las alergias son nada más una ligera molestia. Significan escurrimiento nasal, una nariz enrojecida, inflamación de ojos, y tal vez algunos estornudos. Sin embargo, para los conductores de camiones las alergias pueden representar un importante riesgo de salud en varias formas:

1) Las alergias distraen al conductor del camino. Cuando los conductores estornudan o manifiestan una reacción alérgica más grave, muchas veces no logran poner toda su atención en la carretera. Esto crea, a la vez, el riesgo de ocasionar accidentes ciclísticos, accidentes peatonales, y accidentes de camiones debido a que los conductores no están en condiciones de centrar su atención en los obstáculos que puedan surgir en su camino. Un conductor que padece de alergias, puede suponer un riesgo para todo aquél que comparte la calle con él.

2) Los medicamentos para la alergia a menudo provocan somnolencia. Muchos medicamentos de venta libre elaborados para aliviar los síntomas de la alergia, producen también somnolencia. Tomar estos medicamentos puede provocar que los conductores se queden dormidos al volante, o que lleguen a sentirse tan somnolientos que su forma de conducir se vea afectada. Es importante que los operadores de camiones revisen con cuidado sus medicamentos para asegurarse de que no causan somnolencia.

3) Las alergias graves pueden causar reacciones que ponen en riesgo la vida. En raras ocasiones, las alergias pueden provocar sarpullido severo, taquicardia, y problemas respiratorios. Estas alergias graves ponen en riesgo la vida. Si estas reacciones aparecen mientras un operador de camión conduce pueden causarle pérdida del conocimiento, y por consecuencia pérdida del control de su vehículo. Esto fácilmente, puede generar accidentes y colisiones con otros vehículos en el camino.

Por ley, los operadores de camiones están obligados a practicarse exámenes médicos para certificar que están en condiciones de conducir un camión sin peligro. Sin embargo, algunos conductores “van de médico en médico”, esto quiere decir que consultan a diferentes médicos para obtener un certificado de sanidad sin registro de enfermedades. Por desgracia, si las afecciones graves, o incluso, las relativamente menores como las alergias no se detectan y tratan a tiempo, pueden ser muy peligrosas para una persona que conduce.

Algunos operadores de camiones tienen miedo de practicarse exámenes médicos en la forma correcta, porque les preocupa que el diagnóstico pudiera perjudicar sus ingresos o sus empleos. Sin embargo, si se dejan continuar sin diagnosticar y sin tratamiento, incluso las afecciones relativamente menores como las alergias, pueden aumentar las probabilidades de causar accidentes peatonales, accidentes de autobuses, y otros tipos de colisiones potencialmente fatales.