Publicado el:

Retos en una Reclamación de Indemnización por Accidente de Trabajo en el Estado de Florida

La ley sobre accidentes de trabajo y enfermedades profesionales del estado de Florida, está diseñada para proteger tanto a los trabajadores como a los empresarios. Sin embargo, en los casos de accidentes en parques de diversiones y accidentes en el lugar de trabajo, las leyes laborales pueden crear complicaciones en los casos de indemnización por accidentes de trabajo. En la actualidad, los dos parques de diversiones más grandes del estado de Florida, están involucrados en juicios derivados de accidentes en el lugar de trabajo. En el año 2009, Walt Disney World fue demandado después de que un trabajador del monorraíl perdió la vida en un accidente de tren en el parque. A principios del mismo año, Sea World Orlando fue demandado después de que el entrenador de la orca perdió la vida ahogado.

Hace siete años, el ex gobernador Jeb Bush ayudó a implementar las reformas a la ley sobre accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Los analistas de las reformas manifiestan que la nueva legislación favorece en alto grado a grandes empresas, como los dos parques de diversiones. Los partidarios de la ley están de acuerdo en que la legislación significa indemnizaciones estándar en las demandas por lesiones en el lugar de trabajo, las cuales no permiten aumentar los costos y protegen a las empresas de litigios prolongados. Los partidarios observan que las leyes hacen que sea menos costos y más atractivo hacer negocios en el estado de Florida.

Las victimas de accidentes de trabajo tal vez no estén de acuerdo. En un principio, la indemnización por accidente de trabajo se instituyó para que las reclamaciones no se presentaran ante los tribunales. Las empresas del estado de Florida están obligadas a contar con el seguro de indemnización por riesgos profesionales para proteger a sus empleados –y a ellos mismos− en situaciones de accidentes en el lugar de trabajo. Cuando sucede un accidente en el lugar de trabajo, se supone que el reglamento de indemnización por riesgo profesional del estado de Florida, cubre sin demora y sin tomar en cuenta quién es responsable, la pérdida de ingresos y los gastos médicos. La ventaja para los trabajadores es que no tienen que seguir un proceso judicial costoso y prolongado para obtener el dinero necesario. No obstante, los trabajadores pierden también la facultad de demandar a sus empleadores y recuperar grandes cantidades de dinero.

En el estado de Florida cuando un accidente de trabajo es fatal, el pago de salarios tiene un límite de $150,000 dólares estadounidenses, y los beneficiarios también reciben hasta $7,500 dólares estadounidenses para gastos funerarios. Además, los cónyuges de las victimas pueden recibir una compensación de hasta 80 horas de clases en escuelas vocacionales y 1,800 horas en algunos centros de orientación profesional para recibir capacitación laboral. Algunos familiares de las victimas encuentran insuficientes estos costos para cubrir los gastos médicos, así como otros gastos asociados con el fallecimiento en el lugar de trabajo.

El sistema judicial acepta que en algunos casos las empresas sí pueden ser demandadas. Por ejemplo, el Tribunal Supremo del estado de Florida en el año 1993 consideró, que las empresas dedicadas a actividades que son “considerablemente seguras” de causar lesiones o fatalidades pueden ser demandadas. En el año 2000, un tribunal definió “considerablemente segura” como un hecho en el cual la empresa debería haber tenido conocimiento de que su proceder, muy probablemente podría causar una lesión o fatalidad a un empleado. Por consiguiente, las empresas, en realidad, no tenían que saber que las acciones pueden conducir a riesgos. El Tribunal Supremo del estado de Florida decidió también, que las empresas que de manera deliberada dañan a sus empleados no están protegidas contra demandadas.

En el año 2003, el Gobernador Bush reformó la ley sobre accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, redujo algunas prestaciones en tanto que mejoró otras, estableció límites a los honorarios de los abogados sobre la base de un porcentaje de la cantidad recuperada en los casos de indemnización por accidente de trabajo, y protegió a las empresas de demandas de indemnización por accidente de trabajo y muertes por negligencia. En lugar de la definición del año 2000, los legisladores afirmaron que las demandas de indemnización por accidente de trabajo sólo podían promoverse, en los caso en donde una empresa “tuviera pleno conocimiento” de que su actividad era “casi segura” que causara lesiones o fatalidades. Los peticionarios de indemnizaciones por accidente de trabajo estaban también obligados a probar “evidencia clara y convincente” de que la empresa, de manera deliberada, ocultó el peligro y el riesgo no era obvio.