Publicado el:

¿Son Los Aerosoles Una Causa Común de Lesiones Infantiles?

De acuerdo con un nuevo estudio de la Universidad Brown, los aerosoles son la causa principal de las lesiones oculares infantiles. De hecho, el estudió reveló que entre el año 1997 y el 2009, la mitad de las consultas infantiles a la sala de urgencias se debió a este tipo de lesiones. Los investigadores llegaron a la conclusión, de que se puede hacer más para evitar que este tipo de lesiones oculares afecten a los niños.

Los investigadores encontraron que, casi siempre, los menores (hasta de cuatro años de edad) fueron ingresados al hospital por lesiones oculares causadas por latas de aerosol. No obstante, los grupos de todas las edades —hasta de dieciocho años de edad— formaron parte de los 10,765 pacientes ingresados a la sala de urgencias por este tipo de lesión. Los Autores del estudio coinciden en que la cantidad total de incidentes de lesiones oculares pediátricas puede ser mucho mayor, ya que el estudio sólo consideró los casos que eran lo bastante graves como para ameritar una consulta a la sala de urgencias.

En más de 70% de los casos, los niños se lesionaron en el hogar, normalmente al rociarse aerosol ellos mismos por accidente. En menor cantidad de casos, los niños sufrieron lesiones cuando estallaron las latas o golpearon al paciente en el ojo. Este tipo de lesiones fueron mucho más frecuentes en los niños varones, lo que representa 63% de todas las consultas a la sala de urgencias por lesiones oculares pediátricas causadas por aerosoles.

Los investigadores coinciden en que, para los padres de familia del estado de Florida y para todos los padres de familia en general, este es un motivo importante de preocupación, ya que la mayoría de estas lesiones pueden evitarse, y también pueden causar daño ocular grave y un trauma para el menor. Muchas de las consultas a la sala de urgencias incluyeron tratamiento para quemaduras por sustancias químicas, hematomas oculares, traumatismos oculares, y graves irritaciones en el área afectada. El estudio encontró que en la mayoría de los casos, los aerosoles implicados con más frecuencia fueron la pintura en aerosol, seguido por productos para el cuidado personal, productos para la limpieza y repelentes para insectos. Hasta ahora, los investigadores no saben que se hayan presentado casos de responsabilidad civil por producto defectuoso o casos de responsabilidad civil de fabricantes nacionales, como resultado de estas lesiones.

De acuerdo con los autores del estudio, existen varias medidas que los padres de familia pueden tomar para evitar este tipo de lesiones infantiles:

1) Mantener los productos fuera del alcance de los niños. Los autores del estudio notaron que los productos que se venden en latas de aerosol pueden tener un aroma agradable o la presentación del producto puede llamar la atención de los niños por sus colores brillantes. Por tal motivo, es importante que los aerosoles se almacenen con cautela.

2) Asegurarse de que las etiquetas de las latas contengan información clara sobre el producto. Las etiquetas que contienen mayor información —quizás con advertencias claras y explícitas para los padres de familia en cuanto a seguridad ocular— podrían ser de gran ayuda. Los investigadores también recomendaron que los productos en aerosol se vendan junto con gafas protectoras.

3) Mayor conciencia. Los autores del estudio consideraron que los pediatras pueden ayudar, poniendo énfasis en la seguridad ocular y previniendo a los padres de familia sobre el almacenamiento de los productos en aerosol.

Si su hijo sufrió una lesión causada por un producto comercial, póngase en contacto con el Grupo Legal Flaxman. En una consulta sin costo, los expertos abogados del Grupo Legal Flaxman ,cuyo compromiso es el bienestar de sus clientes, pueden brindarle asesoría así como informarle sobre sus derechos y presentarle alternativas. Las oficinas del Grupo Legal Flaxman en las ciudades de Hollywood, Homestead, y Miami están abiertas para brindarle apoyo. O si lo prefiere, el Grupo Legal Flaxman puede visitarlo en su hogar, cuarto de hospital, o lugar de trabajo para comentar su caso.