Publicado el:

Los investigadores revelan que criar a los hijos en piloto automático contribuye a lesiones en niños y menores

La investigación ha demostrado que muchos individuos terminan sus tareas en automático —sin pensar en lo que hacen— y esto puede poner a sus hijos en peligro de sufrir lesiones graves. De acuerdo con el estudio realizado por la Child Accident Prevention Trust (Fundación para la Prevención de los Accidentes Infantiles), menos de la mitad de los padres de familia almacenan los productos de limpieza en un lugar seguro o ponen las bebidas calientes fuera del alcance de los niños, simplemente, no se dan cuenta de los peligros. El estudio entrevistó a 5,000 padres de familia y encontró, que la cuarta parte de ellos no pudieron recordar haberse detenido en los semáforos. La mitad tuvieron que volver a recordar si habían cerrado la puerta.

De acuerdo con los investigadores, gran parte del problema es que las personas tienen tantas cosas en que pensar que muchas sólo desempeñan sus labores en automático con el propósito de terminar el día. Katrina Phillips, Presidenta de la Fundación para la Prevención de los Accidentes Infantiles, señala que los resultados del estudio demuestran que, de hecho, los padres de familia pueden mantener a sus hijos más seguros —sólo con crear rutinas de seguridad que se conviertan en parte de su piloto automático. Cuando los hábitos de seguridad se vuelven una costumbre, de manera automática, los padres de familia optarán por la elección segura, lo cual, reduce el riesgo de sufrir lesiones y accidentes. Existen muchas formas para que los padres de familia puedan adquirir hábitos de seguridad, por ejemplo:

1) Crear el hábito de guardar los productos de limpieza tan pronto termine el aseo de la casa. De esta manera, existe menos riesgo de que un niño abra el producto. Almacenar los productos de limpieza en alacenas altas donde los niños no puedan alcanzarlos.

2) Adquirir el hábito de colocar las bebidas calientes (como el café) en lugares altos a donde los menores no puedan llegar. Esto disminuirá las probabilidades de que los niños sufran lesiones por quemadura provocadas por líquidos calientes. Después de un tiempo, se volverá una costumbre buscar una repisa más alta para colocar su café.

3) Cerrar la puerta de seguridad inmediatamente después de haberla cruzado. De acuerdo con la Dra. Pat Spungin, una psicóloga especializada en la crianza de los hijos, repetir con regularidad una acción permite que ésta se convierta en un comportamiento habitual. A pesar de que, adquirir un hábito puede requerir de algo de atención al principio, pronto se convertirá en un comportamiento habitual que se lleve a cabo en automático.

4) Abrir las ventanas por la parte superior y retirar los muebles de las ventanas. Cuando abra una ventana, asegúrela en seguida. Mejor aún, implante medidas de seguridad en su hogar —como ventanas que sólo abran por la parte superior o ventanas instaladas con barrotes de seguridad fijos— que no requieran que recuerde las precauciones de seguridad cuando abra una ventana. De acuerdo con un estudio que se llevo a cabo en la Semana de la Seguridad del Niño, 4,000 niños sufren lesiones cada año como resultado de accidentes relacionados con ventanas. Las Caídas casi siempre son fatales o dejan como resultado lesiones cerebrales graves o lesiones medulares.

Si su hijo se encuentra lesionado y usted cree que la lesión podría deberse a la negligencia o imprudencia de una persona, comuníquese hoy con el Grupo Legal Flaxman para recibir una consulta sin ningún costo ni compromiso y comentar su caso. El equipo de abogados del Grupo Legal Flaxman se localiza en las ciudades de Hollywood, Homestead, y Miami para prestar sus servicios a toda la comunidad del Sur de Florida.