Publicado el:

¿Tienen los niños de distintas posiciones económicas diferentes tasas de lesiones tras un accidente automovilístico en la ciudad de Miami?

Un nuevo estudio del Public Health Department (Departamento de Salud Pública) de Montreal, publicado en la American Journal of Public Health (Revista Panamericana de Salud Pública) sugiere, que las personas que viven en los barrios de bajos ingresos, son más propensas a resultar lesionadas en accidentes automovilísticos en comparación con víctimas de accidentes automovilísticos de comunidades más prósperas. De acuerdo con los investigadores, los niños son, en particular, susceptibles a la gran diferencia económica, con niños de barrios pobres que tienen 7.3 veces más probabilidades de sufrir lesiones, como peatones, en un accidente automovilístico en comparación con niños de comunidades más adineradas.

Los investigadores completaron el estudio mediante el examen de los barrios en la ciudad de Montreal, el ingreso promedio familiar en Canadá y el estudio comparativo de lesionados en accidentes de tráfico en cada barrio entre los años 1999 y 2004. Pueden ser muchos los motivos por los que los barrios de bajos ingresos registran la tasa, inquietantemente, más alta de lesionados en accidentes automovilísticos, y muchas de las conclusiones pueden también aplicarse a los accidentes automovilísticos en la ciudad de Miami:

1) Los barrios de bajos ingresos pueden tener más tráfico. De acuerdo con los autores del estudio, algunos barrios de bajos ingresos tienen el doble de tráfico y calles más concurridas. Mientras que los barrios ricos suelen tener áreas residenciales lo bastante lejos del ruidoso tráfico, los barrios pobres pueden tener áreas de uso mixto y más tráfico. En la ciudad de Miami, eso puede representar más accidentes de tráfico.

2) Los barrios de bajos ingresos tienen una mayor densidad poblacional. Las zonas de bajos ingresos tienden, por lo general, a tener más residentes y más comercios, en tanto que las zonas de mayores ingresos suelen tener casas más grandes, más espacio entre las construcciones, y por consiguiente, una menor densidad poblacional. Eso puede significar, más personas y más automóviles en las zonas de bajos ingresos que compiten por el espacio, que a la vez, puede significar congestión y más accidentes de tráfico.

3) Los barrios de bajos ingresos tienen residentes con menos posibilidades de adquirir un automóvil, lo cual significa más personas que van a pie. De acuerdo con el estudio, los peatones de bajos ingresos tuvieron 6.6 veces más probabilidades de ser lesionados por un vehículo. El estudio también sugiere, que los accidentes ciclísticos en la ciudad de Miami, puede ser un problema en las zonas de bajos ingresos, ya que los ciclistas en los barrios pobres tuvieron 3.9 veces más probabilidades de ser lesionados por un vehículo en comparación con los ciclistas de zonas más adineradas.

4) Los barrios de bajos ingresos pueden ser menos dotados de recursos en términos de señalización e infraestructura. Los barrios de mayores ingresos suelen contar con grupos que se dedican a cuidar que la comunidad permanezca atractiva, con calles bien pavimentadas y con señalización adecuada. Puede ser, que falta presionar más a las ciudades para embellecer las zonas de bajos ingresos, y un mayor volumen de tráfico en estas zonas puede significar, que las calles se encuentren en mal estado, creando las condiciones idóneas para que se produzcan accidentes.

Sin tomar en cuenta la posición económica de la víctima de un accidente de tráfico en la ciudad de Miami, él o ella, merece la mejor atención y tratamiento médico posible. Por desgracia, los recursos económicos sí desempeñan un papel importante en la atención que recibe un paciente. Ésta es una de las razones por las que las víctimas de accidentes automovilísticos en la ciudad de Miami, de todas las profesiones y condiciones sociales, se asesoran con el Grupo Legal Flaxman para obtener la indemnización más justa después de un accidente. Un convenio justo o reclamación puede ayudar a solventar la atención médica, pérdida de ingresos, daños del automóvil, y demás gastos después de un accidente. Para averiguar cuánto podría valer su caso, póngase en contacto con el Grupo Legal Flaxman hoy mismo para programar una consulta de cortesía sin ningún compromiso, para hablar sobre su caso con un abogado del Grupo Legal Flaxman.