Publicado el:

Seguridad Durante el Baño de sus Hijos

La hora del baño de los niños debería ser un momento divertido de vinculación que les permita aprender lo básico del autocuidado. Sin embargo, también puede representar un peligro. Los expertos aseguran que los niños pueden ahogarse en tan sólo unos pocos centímetros de agua, y puede tomar tan sólo unos momentos de distracción parental para que esto suceda.

Una Supervisión Adecuada es la Clave
Para reducir el riesgo, es importante que los padres estén supervisando en todo momento. Cualquier niño menor a los 4 años no debería permanecer ni un minuto solo en el agua. Si suena el timbre o alguien requiere de su atención, envuelva al niño en una toalla y llévelo con usted para evitar dejarlo en la bañera o cerca de ella, pues si solo lo saca y lo deja en el baño, podría intentar volver a meterse y ponerse en peligro.

Múltiples Riesgos
Las lesiones y fracturas son otro peligro importante al momento del baño. Los recién nacidos y los infantes pueden volverse resbalosos con el jabón y moverse rápidamente, por lo que es difícil sostenerlos. Es importante colocar sostenedores y eslingas para mantener a los niños en una posición estable y evitar que se golpeen contra los lados de la bañera. Quizá sienta la tentación de quitarlas cuando el niño ya tengo cierto control muscular y pueda sentarse por sí mismo, pero asegúrese de que pueda mantener la postura sin caerse antes de quitarlas; incluso entonces, manténgase cerca para poder sostenerlos en caso de que empiece a resbalarse o caerse. Aún cuando el niño tenga buen control muscular, las agarraderas siempre son una buena forma de asegurar que no se caiga en la bañera.

Niños Más Grandes
Para los niños que ya pueden tomar un baño por sí mismos, es importante tener estampas o tapetes antideslizantes en el piso de la bañera, además de las agarraderas. Ellos también están en riesgo de resbalarse y caer, por lo que tener algo de qué agarrarse y una superficie antideslizante son formas de asegurar que no se caigan mientras usted no está ahí para cuidarlos. De hecho, estas medidas pueden mantener a toda su familia a salvo de resbalones y caídas.

Temperatura
Una última cosa para considerar es la temperatura. Los infantes tienen piel delgada y se queman fácilmente, por lo que los expertos recomiendan no bañarlos con agua que supere los 120 grados Fahrenheit. Aún cuando su calentador esté programado para calentar el agua a esa temperatura, revise el agua con su mano para asegurarse de que no esté muy caliente. También puede colocar una toalla sobre el grifo para que su niño no lo toque y se queme durante el baño.

Si su hijo ha resultado herido durante el baño en Hollywood o su comunidad debido a un producto defectuoso, un cuidador negligente, o la irresponsabilidad o negligencia de alguien más, contacte al Grupo Legal Flaxman para una consulta gratuita. Estaremos felices de ayudarlo a saber si tiene posibilidad de demandar para buscar una compensación justa que le permita pagar el tratamiento médico de su hijo.