Publicado el:

Las Etapas del Cinturón de Seguridad

Ajustar los sistemas de seguridad de acuerdo a la edad correspondiente es la mejor manera de prevenir lesiones en pasajeros jóvenes. Si alguna vez se encuentra en un accidente automovilístico en Hollywood o en cualquier comunidad de Florida, asegurar apropiadamente a su hijo dependiendo de su edad puede ayudarlo evitar lesiones graves e incluso puede salvarle la vida.

La mejor forma de mantener a su hijo seguro durante un viaje en auto es colocarle el cinturón de seguridad de la manera adecuada para su edad. Aunque siempre debe utilizar la altura y el peso del niño para guiarse, quizá también quiera considerar la siguiente guía para saber cómo asegurarlo mejor en el automóvil:

  • Desde el nacimiento hasta los dos años de edad coloque al niño en una sillita viendo hacia la parte trasera del auto. Con el cinturón de seguridad ajuste la sillita al asiento para ofrecer la mejor protección. Es recomendable que mantenga al niño mirando hacia la parte trasera hasta que sobrepase el límite de peso y altura marcados por el manual.
  • Para los infantes de dos a cinco años (e incluso un poco más grandes) elija una sillita que mire hacia el frente. Revise los límites de edad y peso marcados en el manual de la sillita para calcular cuánto tiempo podrá utilizarla. Es posible que durante esta etapa del desarrollo, los niños se quejen cuando quiera sentarlos en su asiento especial, pero es sumamente importante sentarlos siempre en su asiento.
  • Las sillitas para el auto pueden utilizarse hasta los cinco años de edad o hasta que puedan usar el cinturón adecuadamente. Aunque el niño haya superado la estatura y el peso marcados por el manual, aún puede beneficiarse de la sillita. Sabrá que está listo para dejarla cuando el cinturón de seguridad pase por encima de sus muslos (no su estómago), y cruce por el hombro sin lastimarle el cuello. Esta etapa también puede ser complicada, pues los niños más grandes a veces insisten en utilizar el cinturón de seguridad como adultos aunque no cumplan los requisitos se seguridad, lo cual puede hacer que resulte gravemente herido en un accidente. Si el cinturón no les queda bien debido al peso y al tamaño, la sillita es una gran forma de asegurarlos; de lo contrario, es posible que si el cinturón de seguridad no les queda adecuadamente, se provoquen heridas en el cuello y en la piel.

Cuando elija el asiento de seguridad adecuado para su hijo, siempre lea el manual y siempre compre uno nuevo con buenas evaluaciones, ya que los usados pueden haber sufrido un impacto previo que afecte su funcionamiento, o simplemente puede estar desactualizado.

Si su hijo resulta herido en un accidente debido a un defecto en el asiento de seguridad o a la negligencia de un conductor, contacte al Grupo Legal Flaxman para una consulta gratuita donde le ayudaremos a revisar sus opciones.