Publicado el:

Aún Después del Cuatro de Julio, los Fuegos Artificiales Continúan Siendo una Amenaza para los Menores de edad y Niños

Aún cuando el Día de la Independencia terminó, todavía existe el peligro de los fuegos artificiales. En muchas casas todavía conservan algunos fuegos artificiales que sobraron y muchas tiendas continúan vendiéndolos aún después del 4 de Julio. De hecho, muchos vendedores están descontinuando sus fuegos artificiales, haciéndolos más atractivos para los adolescentes y niños. Los fuegos artificiales pueden causar graves quemaduras, daños en los ojos, cabeza y otras lesiones. Prevenga accidentes relacionados con los fuegos artificiales utilizando estas sugerencias:

1. Deshágase de los fuegos artificiales de una manera responsable y segura; o guárdelos adecuadamente hasta el próximo año. Si le han sobrado fuegos artificiales, llame a la autoridad local de gestión de residuos para averiguar como los puede desechar responsablemente. En la mayoría de los lugares, usted no puede simplemente ponerlos en la basura ya que son peligrosos. Algunas comunidades tienen asignados lugares especiales donde usted los puede dejar. Si usted decide quedarse con los fuegos artificiales, manténgalos en un área fresca, seca y donde no puedan estar en contacto con el calor. Manténgalos asegurados de manera que los niños no puedan tener acceso a ellos.

2. Hable con sus hijos acerca de los riesgos de los fuegos artificiales. Algunos niños no conocen lo peligroso que los fuegos artificiales pueden ser. Explíqueles los posibles daños y peligros que los fuegos artificiales pueden causar para que sus hijos comprendan las consecuencias de estos productos.

3. Asegúrese que su hijo no compre o encienda fuegos artificiales. No permita que sus hijos, a solas, juegen o utilicen fuegos artificiales. Asegúrese de comunicarles sobre los privilegios que pueden perder si participan en tan peligrosa actividad.

4. Trabaje con los grupos locales para asegurarse que los menores de edad no puedan comprar fuegos artificiales. En la mayoría de los lugares, los vendedores no pueden vender fuegos artificiales a los niños ni menores de edad. Revise las leyes locales de su área. Si existe esta ley, asegúrese que la estén poniendo en práctica. Si no existe esta ley, considere escribirle a los representantes políticos para que se establezcan estas leyes.

Cuando los fuegos artificiales se usan responsablemente, nos alegran y nos iluminan el cielo de la noche. Sin embargo, cada año muchos niños sufren lesiones serias incluyendo la perdida de un ojo debido a al uso incorrecto de los fuegos artificiales. Tomar algunas precauciones puede prevenir estas tragedias.