Publicado el:

Alcoholismo, Drogadicción, y Los Accidentes de Camiones

Año tras año, los accidentes de vehículos de pasajeros que suceden por conducir en estado de ebriedad, causan muchas muertes y heridos. Los accidentes de camiones ocasionados por el consumo de bebidas alcohólicas y substancias ilegales, pueden ser todavía más inaceptables e incomprensibles, puesto que los operadores de las unidades son monitoreados y controlados con detenimiento. Los accidentes de camiones que implican el consumo de substancias controladas e ilegales se pueden prevenir. Por desgracia, estos tipos de accidentes también causan lesiones graves. Como los camiones son tan grandes pueden arrollar con facilidad a otros autos, bicicletas, y peatones, ocasionando lesiones cerebrales devastadoras, lesiones medulares y fatalidades.

Muchos tipos de substancias pueden asociarse a los accidentes de tráfico que ocurren por conducir bajo la influencia (DUI por sus siglas en inglés) de estimulantes o narcóticos.

1) Bebidas alcohólicas. Optar por beber algunas copas en un día caluroso, puede acarrear graves consecuencias a un operador de camión. Sobrepasar el límite de alcohol permitido en la sangre, aumenta las probabilidades de que el conductor pierda el control del vehículo, cometa errores mientras conduce, o incluso se quede dormido al volante. Los operadores de camiones que consumen bebidas alcohólicas y conducen, son todavía más peligrosos que los conductores de vehículos de pasajeros que hacen lo mismo.

2) Substancias ilegales. Al igual que el resto de la población, algunas veces los conductores de camiones optan por tomar drogas ilegales. Por desgracia, estas drogas pueden provocarles —mientras conducen— alucinaciones, taquicardia, pérdida del conocimiento o somnolencia. Algunas drogas —como la cocaína— ponen en riesgo a los consumidores de sufrir un ataque cardíaco u otros problemas de salud graves. Un operador de camión que consume demasiada cocaína y sufre un ataque cardíaco, tiene la posibilidad de causar la muerte de otras personas en el camino, conforme él o ella pierdan el control de sus autos. Los efectos de algunas drogas ilegales no permiten que el conductor se concentre en su tarea o que reaccione de manera acertada ante algún imprevisto —una condición arriesgada para un conductor—.

3) Medicamentos. Es sorprendente, que no sólo las bebidas alcohólicas y las drogas ilegales puedan causar accidentes de camiones y accidentes de autobuses. Muchos medicamentos de prescripción e incluso los fármacos de venta libre tienen efectos secundarios, y no deben tomarse si va a conducir. Por ejemplo, muchos tratamientos para la alergia y el resfriado provocan somnolencia. Los medicamentos de prescripción para algunos padecimientos pueden causar mareo u otros síntomas que lo ponen en riesgo si conduce. En algunos casos, tomar medicamentos de prescripción de manera incorrecta o en dosis equivocadas, también pueden acarrear efectos secundarios peligrosos. Es responsabilidad del operador de la unidad escuchar con atención a su farmacéutico y a su médico y tomar sus medicamentos de la forma exacta y en la dosis prescrita.

4) Substancias estimulantes. Como a muchos operadores de camiones les pagan por entrega o por trayecto recorrido, muchos de ellos obtienen incentivos económicos por conducir el mayor tiempo posible —a pesar de que, existen normas estrictas que contemplan tiempo para tomar alimentos y repetidos descansos—. Algunos conductores toman cafeína, y aún substancias más fuertes para permanecer alertas y realizar sus entregas dentro del plazo previsto. Existen productos de venta libre que contienen cafeína, también hay bebidas energéticas, así como substancias ilegales que prometen a los consumidores mantenerlos despiertos. El problema es que aunque los conductores tomen estos productos pueden quedarse dormidos en cualquier momento y causar un accidente grave.