Publicado el:

La Ley del Estado de Florida Enfoca su Atención en los Conductores Somnolientos para Combatir Accidentes de Tráfico

En el año 2008, una niña de ocho años de edad llamada Ronshay Dugans, perdió la vida cuando el conductor de un camión se quedó dormido al volante, y chocó contra el autobús escolar en el que viajaba la niña. La familia Dugans ejerció presión para que se modificara la legislación en el estado de Florida y prohibir conducir somnoliento. Con la colaboración del senador estatal Alan Williams, la familia Dugans logró que se aprobara la Ronshay Dugans Act (Ley de Ronshay Dugans) para prohibir conducir fatigado.

Como parte de la ley, la primer semana del mes de septiembre, se declara Semana de Prevención del Conductor Somnoliento en el estado de Florida. La Asamblea Legislativa del estado de Florida aprobó el proyecto de ley, y el Gobernador Charlie Crist firmó la aprobación de la ley en el mes de junio. El hospital Morton Plant Mease Hospital, el Florida Department of Transportation (Departamento de Transporte de la Florida) y el Florida Department of Highway Safety and Motor Vehicles (Departamento de Seguridad en las Carreteras y Vehículos Motorizados de Florida) se unieron para ayudar a promover la Semana de Prevención del Conductor Somnoliento.

Según la National Sleep Foundation, (Fundación Nacional del Sueño) el año pasado, más de la mitad de los conductores reconocieron haber conducido fatigados. Alrededor de la tercera parte de los conductores, aceptaron haber conducido fatigados al menos una vez al mes. Más de otra tercera parte de los conductores, admitieron haberse quedado dormidos al volante y el resto de los conductores, o sufrieron un accidente o estuvieron a punto de sufrirlo por conducir somnolientos.

Los conductores somnolientos son un grave problema en el estado de Florida y en todo el país. Quedarse dormido aunque sea por un segundo –tiempo que un conductor somnoliento ni siquiera nota− significa que el vehículo avanza poco más de 26 m mientras el conductor duerme−suponiendo que viaja a una velocidad de 96.500 km por hora− 26 m son suficientes para causar un accidente peatonal, o un accidente grave del estado de Florida. Para los operadores de camiones el problema es aún más grave, ya que los enormes camiones comerciales tardan más tiempo en detenerse por completo. Si un operador de camión se queda dormido un segundo y el vehículo avanza 26 m, cuando él o ella despierten, no podrán frenar a tiempo para evitar un accidente.

The National Highway Traffic Safety Administration (La Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras) cada año reporta aproximadamente, 100,000 accidentes de tráfico originados por conducir somnoliento. Estos accidentes causan 71,000 lesionados, 1,550 fatalidades, y 12.5 millardos de dólares estadounidenses en pérdidas. Algunos expertos consideran, que los conductores entre 18 y 24 años de edad son los que corren más riesgo. Ellos ya tienen una tasa alta de accidentes y según las estadísticas, son quienes permanecen despiertos hasta muy tarde y duermen menos tiempo.

Las personas que trabajan por turnos, son en particular vulnerables a accidentes automovilísticos causados por conducir fatigado. Los trabajadores por turnos, suelen interrumpir el sueño, cambiar su horario de sueño, y alterar el ciclo natural de sus cuerpos −todos los factores de riesgo para padecer trastornos del sueño y somnolencia−. Por desgracia, los conductores de camiones comerciales, en su mayoría, son trabajadores por turnos que conducen hasta altas horas de la noche, o en horas de trabajo fuera de lo común para efectuar sus entregas a tiempo. Esto vuelve a los operadores de camiones comerciales vulnerables a todo tipo de accidentes.