Publicado el:

Proteja a los Adolescentes Enseñándoles Sobre las Consecuencias de Conducir a Exceso de Velocidad

Sobrepasar el límite de velocidad es un factor de riesgo importante entre los conductores jóvenes. Muchos padres asumen que sus hijos no conducen a exceso de velocidad porque no están presentes cuando lo hacen. Sin embargo, hay expertos que aseguran que la manera en la que los adolescentes conducen cuando están con sus padres no es necesariamente la forma en la que lo hacen regularmente. Aún cuando piense que su hijo no sobrepasa los límites de velocidad, es importante que tome ciertas precauciones para evitar que conduzca irresponsablemente.

Conducir a exceso de velocidad es sumamente peligroso para los adolescentes, pues muchas veces no son conscientes del peligro que implica sobrepasar los límites de velocidad. Cuando apenas se está empezando a conducir, sobrepasar los límites de velocidad es especialmente peligroso porque puede provocar que se pierda el control del automóvil y que no se pueda corregir la situación. Los resultados de un choque de alta velocidad en Hollywood o en su comunidad puede ser devastador.

Existen varias alternativas para abordar el tema sobre el exceso de velocidad con sus adolescentes:

1) Inscribirlos en una escuela de manejo profesional y certificada para que aprendan a conducir de manera segura. Los cursos de manejo enseñan a los adolescentes sobre los riesgos de conducir irresponsablemente, y a cómo hacerlo de manera segura.

2) Hablar con ellos sobre el exceso de velocidad.
Aún cuando piense que no sobrepasan los límites de velocidad, es buena idea que se siente con sus hijos para hablar sobre el tema. Repasen los peligros que conlleva el conducir a exceso de velocidad y pregúntele qué pueden hacer para evitar que suceda. Pregúntele si tiene alguna duda o preocupación al respecto y sea paciente al momento de responderle y ayudarle. Firmen un contrato en el que aseguren que no sobrepasarán los límites de velocidad y discutan sobre las posibles consecuencias de ser detenido por esto.

Aun si ya habló con sus adolescentes sobre conducir a exceso de velocidad, toque el tema con ellos de vez en cuando. Los adolescentes reciben información constantemente y cambian de opinión todo el tiempo. No hará daño reforzar las lecciones que ya les ha enseñado. Aunque haya pasado un año desde la última vez que hablaron sobre el tema, sáquelo a la conversación nuevamente.

3) Instalar un dispositivo electrónico en el automóvil.
Quizá haya notado algunos detalles que lo lleven a sospechar que su adolescente está pasando los límites de velocidad, como, por ejemplo, las llantas de su automóvil más dañadas y desgastadas, o que regresa de hacer los encargos más rápido de lo normal. Si tiene razones para pensar que su adolescente conduce a exceso de velocidad, puede instalar un localizador o un radar que le permita estar seguro.

4) Poner un buen ejemplo.
Es más probable que sus adolescentes sobrepasan los límites de velocidad si usted también lo hace.

5) Darles una alternativa segura donde puedan experimentar la velocidad.
Si a sus adolescentes les gusta jugar videojuegos o ver películas de autos, considere la posibilidad de darles esa adrenalina inscribiéndolos a una escuela de carreras de autos. Es una forma segura de descargar la necesidad de sentir la velocidad en un ambiente controlado, y es mucho más divertido que acelerar un poco más en las calles. Además, estas escuelas pueden hacer que su hijo aprecie más los automóviles e incluso se vuelva un conductor más responsable. Primero hable con el profesor para asegurarse de que le enseñará sobre los peligros de conducir a exceso de velocidad fuera de la pista de carreras.

6) Reaccionar si sus hijos son detenidos por sobrepasar los limites de velocidad.
Asegúrese de poner serias consecuencias si sus adolescentes son multados por violar de los límites de velocidad. Por ejemplo, quitarles el privilegio de manejar por algún tiempo, obligarlos a pagar la multa con su propio dinero, o algún otro castigo. Si el monto a pagar por el seguro del auto aumenta debido a la multa, haga a su hijo responsable por eso. Retomar la conversación sobre los excesos de velocidad siempre en conveniente después de una multa. Haga a sus adolescentes proactivos involucrándolos en la discusión y preguntándoles qué medidas deben tomar para que no vuelva a suceder.

Si usted o su adolescente han resultado heridos por culpa de un conductor irresponsable, contacte al Grupo Legal Flaxman para acordar una asesoría gratuita y discutir sus opciones.