Publicado el:

Sobrevivir a un Accidente Aéreo Puede Depender del Asiento Que Ocupa

Según la tradición, los profesionales de seguridad aérea y las asociaciones manifiestan que no existe relación alguna entre el asiento en el que viaja y el grado de riesgo que corre en un accidente aéreo. Sin embargo, La revista Popular Mechanics dirigió un estudio basado en mapas de asientos y reportes de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB por sus siglas en inglés) de tres décadas y media. El estudio sugiere que la sección posterior de la aeronave es más segura, los pasajeros que viajan en los asientos cercanos a la cola del avión, tienen alrededor de 40% más probabilidad de sobrevivir a un accidente, que los pasajeros que viajan en los asientos cercanos a la cabina de mando.

El estudio depende de las estadísticas que se obtuvieron de más de 36 años de datos de los archivos de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte. Los archivos revelaron que en muchos accidentes, los pasajeros que viajaban en los asientos posteriores de la aeronave sobrevivieron, mientras que aquellos que se encontraban en los asientos anteriores perecieron. En las estadísticas que se recopilaron a lo largo del estudio, se encontró que los pasajeros que ocuparon los asientos que se localizan detrás de las alas, en la cabina trasera, tuvieron una tasa de sobrevivencia promedio de 69 %. Los que se encontraban en los asientos cercanos a las alas y en la sección de asientos-cama, justo delante de las mismas, tuvieron una tasa de sobrevivencia promedio de 56%. Los asientos que ocupan 15% del frente del avión — que muchas aeronaves tienen destinados a la clase ejecutiva o primera clase— tuvieron una tasa de sobrevivencia promedio de 49%.

A pesar de los hallazgos, los expertos se apresuran a señalar que no es imprescindible desplazarse hacia la parte trasera y renunciar a los privilegios de volar en primera clase. La probabilidad estadística de un accidente aéreo es poca. Éste continúa siendo uno de los medios de transporte más seguro, con tan sólo pocos accidentes aéreos graves al año. A diferencia de los accidentes automovilísticos fatales, que suceden en este país con una frecuencia de pocos segundos. Es mucho más probable, que la persona promedio resulte gravemente herida o que muera en un accidente automovilístico que en un accidente aéreo.

Además, el asiento no es el único indicador de sobrevivencia. De hecho, existen muchas cosas que los pasajeros pueden llevar a cabo para ayudar a prevenir accidentes y lesiones durante el vuelo. Permanecer sentado con el cinturón de seguridad puesto es un buen principio. En caso de que el avión se encuentre con turbulencia, permanecer en su asiento evitará que usted caiga y se lastime. Si ocurre un accidente, mantenerse sentado con el cinturón de seguridad puesto, aumenta sus posibilidades de sobrevivencia. En su asiento, tendrá acceso a la máscara de oxigeno que se encuentra frente a usted, al chaleco salvavidas ubicado debajo de su asiento —en caso de ser necesario— y su cinturón de seguridad lo mantendrá sujeto y evitará que sea lanzado de un lado a otro por toda la cabina. Así mismo, su cinturón de seguridad fácilmente podrá protegerlo contra lesiones medulares y lesiones cerebrales, entre otras lesiones graves.

Antes de volar, puede incrementar sus posibilidades de evitar un accidente o lesión. Cheque las clasificaciones de seguridad e informes de incidentes presentados contra varias líneas aéreas. Seleccione una línea comercial que tenga un buen historial de seguridad. Además, descanse antes de su vuelo. Estar atento durante su vuelo le permite responder de manera inmediata en caso de que se presente algún problema.

Una vez en su vuelo, familiarícese con la aeronave y sus salidas de emergencia. Revise las instrucciones de seguridad y observe la demostración que se ofrece al iniciar el vuelo. Es importante tener esta información fresca en su memoria. En caso de ocurrir algún accidente, tal vez usted tenga sólo segundos para responder, de manera que saber hacia dónde dirigirse y qué hacer podría salvar su vida.