Publicado el:

Falta de Atención al Conducir y los Accidentes Automovilísticos en el Estado de Florida

Se ha hablado mucho de la falta de atención al conducir. La mayoría de los conductores del estado de Florida, saben que la falta de atención al conducir puede contribuir a incrementar el riesgo de sufrir accidentes automovilísticos. Sin embargo, muchos conductores no pueden imaginar la magnitud del riesgo que corren por conducir distraídos. El Virginia Tech Transportation Institute (Instituto Politécnico de Transporte de Virginia) y la National Highway Traffic Safety Administration (Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Carreteras) llevaron a cabo un estudio en el año 2006, con la finalidad de analizar el comportamiento de los automovilistas. Para tal efecto, se colocaron cien cámaras por más de un año, con el objeto de capturar toda clase de comportamiento de los conductores y, poder determinar las actividades que afectan la capacidad para conducir.

Los investigadores encontraron que los conductores estaban; soñolientos, comiendo, maquillándose, bebiendo, fumando, leyendo, y haciendo uso de aparatos móviles mientras conducían. Los investigadores, también llegaron a la conclusión de que alrededor de 65% de los conductores que estuvieron a punto de perder el control y en más o menos 80% de todos los accidentes automovilísticos, este tipo de distracciones desempeñaron un papel clave. El estudio reveló que la somnolencia incrementó al menos cuatro veces el riesgo de sufrir un accidente automovilístico. Los investigadores concluyeron que las mujeres tenían más probabilidades de sufrir un accidente automovilístico, debido a la falta de atención al conducir.

El estudio realizado en el año 2006, llegó a la conclusión de que el uso de teléfonos celulares, cosméticos, y aparatos móviles representan un riesgo significativo al conducir. Aquellos conductores que marcaban un número en sus teléfonos móviles y conducían a la vez, aumentaron dos punto ocho veces más el riesgo de sufrir un accidente automovilístico, en comparación con conductores atentos. Las conductoras que se maquillaban mientras conducían, tuvieron tres punto uno más probabilidades de sufrir un accidente automovilístico, que las que ponían toda su atención en conducir.

Comer y beber cuando se conduce, también puede convertirse en una enorme distracción. De acuerdo con el estudio, los automovilistas que comieron mientras transitaban por el camino, tuvieron probabilidades de uno punto seis contra uno de sufrir un accidente. En tanto que beber, por sí solo, no se asoció con un riesgo mayor de colisión, —siempre y cuando no se trate de bebida alcohólica— lo más riesgoso de beber es derramar la bebida y distraerse por consecuencia. Los investigadores descubrieron que dejar caer un objeto —como una lata de soda— y tratar de recuperarlo, incrementó nueve veces el riesgo de perder el control o de sufrir un accidente automovilístico. Esto probó, ser una de las actividades más peligrosas cuando se conduce.

A pesar de que el estudio encontró que fumar, no era necesariamente una distracción. Los investigadores descubrieron que cualquier cosa que ocasionó que los automovilistas apartaran su vista del camino por dos segundos o más, aumentó el riesgo de una colisión o de perder el control y estar a punto de provocarla. La participación de los automovilistas del estado de Florida, queda clara: para prevenir accidentes automovilísticos y lesiones ocasionadas por colisiones, los automovilistas deben mantener su mirada en el camino. Cualquier tipo de actividad que signifique apartar la vista del camino, aunque sea por dos segundos, puede causar un accidente grave.

Muchas lesiones cerebrales, lesiones medulares, y fatalidades que suceden en el estado de Florida, son el resultado de accidentes en nuestros caminos. Para ayudar a prevenir estas colisiones devastadoras, los conductores deben empezar a tomar en cuenta, que no sólo los aparatos son considerados como una distracción. Cualquier clase de actividad que los obligue a apartar su mirada del camino puede causar un accidente peatonal o automovilístico.