Publicado el:

Los Ahogamientos y las Lesiones en las Albercas son unas de las Causas Principales de la Preocupación de los Padres

En los niños de edades entre uno y catorce años, el ahogamiento es la segunda causa principal de muerte relacionada con lesiones. La mayor parte de los niños que se han ahogado se encontraban nadando en una zona de agua abierta o en una alberca residencial. Sin embargo, los padres no deben preocuparse únicamente de las albercas y áreas para nadar, ya que es posible que un niño pequeño pueda ahogarse con una pulgada de agua. Bañeras, cubetas, albercas para niños, baños, bañeras de hidromasaje, spas, e incluso cambiadores de pañales suelen ser un riesgo de ahogamiento.

Un ahogamiento es extremadamente alarmante porque puede ocurrir rápida y silenciosamente. En muchos casos, un ahogamiento o una lesión grave pueden ocurrir en tan sólo unos segundos. En muchos casos, un ahogamientos puede ocurrir en tan sólo unos momentos, cuando un niño se deja desatendido o pasa desapercibido entre un grupo mayor de niños. Un niño puede asustarse fácilmente y sumergirse debajo del agua; también pueden golpearse la cabeza y perder la conciencia debido a una lesión cerebral. Algunos niños pueden ser succionados debajo del agua por corrientes o una fuga en la alberca y quedarse atorados.

Después de que un niño se sumerge y pasan dos minutos, perderá la conciencia, y después de cuatro a seis minutos, suelen ocurrir lesiones cerebrales irreversibles. El tiempo es esencial. Cerca del 92% de los niños que han sobrevivido a un accidente que estuvo cerca del ahogamiento fueron descubiertos luego de dos minutos de haber estado debajo del agua, mientras que el 86% de los niños que han muerto por ahogamiento fueron encontrados 10 minutos después de haberse sumergido. Las investigaciones han encontrado que cerca del 20% de los niños que han sufrido un incidente cerca del ahogamiento también sufrieron lesiones cerebrales o una discapacidad neuronal como resultado de la experiencia. En muchos casos, estos traumas son permanentes.

Los estudios han encontrado que cada año, mueren 300 niños de 4 años o menos en albercas residenciales. Cerca del 33% de estos incidentes ocurrieron en la alberca de algún pariente, vecino, o amigo. Cerca de la mitad de estos incidentes involucraron una alberca perteneciente a la familia del niño. En la mayoría de los casos de ahogamiento de un niño, éste estaba siendo supervisado por uno o los dos padres, y fue perdido de vista por tan sólo cinco minutos antes de ser encontrado en la alberca. En muchos casos, el niño fue visto por última vez en su casa y los adultos que lo supervisaban no sabían que el niño se dirigía a la alberca.

Cerca del 62% de todos los ahogamientos o incidentes cerca del ahogamiento ocurren entra Mayo y Agosto, aunque pueden tomar lugar en cualquier momento. Estados como Florida, que tienen un clima cálido la mayor parte del año, tienden a tener más accidentes fuera del lapso de Mayo y Agosto. De hecho, estados al sur de los Estados Unidos tienen una tasa de ahogamiento mayor que los estados con un clima más frío. Las áreas rurales tienen una tasa más alta de ahogamientos que las áreas urbanas o suburbanas. Cerca del 40% de los ahogamientos e incidentes cerca del ahogamiento ocurren durante los fines de semana.

Estudios han encontrado que la instalación de vallas alrededor de los cuatro lados de la alberca y una puerta cerrada pueden reducir el índice de accidentes de niños en albercas residenciales en un 50-90%. Además, hay muchos otros dispositivos en el mercado —incluyendo cubiertas de alberca automáticas o alarmas de alberca— que pueden reducir el riesgo aún más. Florida tiene leyes que requieren vallas alrededor de las albercas. Arizona, Oregon y California tienen leyes similares.