Publicado el:

Hable Sobre Seguridad Escolar Con Sus Hijos Ahora

Ahora que el ciclo escolar está por comenzar, muchos tenemos en mente el regreso a clases. Mientras que los niños están emocionados por pasar tiempo con sus amigos en clase y comprar útiles escolares, usted puede aprovechar este gran momento para empezar a hablar sobre seguridad escolar.
Aunque las escuelas se esfuerzan por mantener a salvo a los niños, éstos pasan ahí una gran parte de su tiempo, por lo que cualquier tipo de negligencia puede llevar a que se lesionen. Tan sólo unas cuantas medidas preventivas pueden ayudarle a estar seguro de que su hijo está a salvo.

· Hable con su hijo sobre el acoso escolar o “bullying”. Páginas web como Stomp Out Bullying y Stop Bullying tienen mucha información sobre cómo iniciar una conversación al respecto. Hay adultos que piensan que el acoso escolar se reduce a unas cuantas burlas y groserías, pero hay estudiantes que han cometido suicidio debido a estas palabras hirientes y en algunos casos, la agresión escala a un nivel físico sumamente violento. Puede ser fatal. Prevenir el acoso antes de que empiece es esencial.

· Asegúrese de que la ruta de la casa a la escuela de su hijo sea segura. Si usted deja a su hijo en la escuela, cerciórese de que la escuela tenga zonas especiales para dejar y recoger a los niños, y elija la ruta más segura de camino y de regreso a la escuela. Si su hijo camina o utiliza la bicicleta para llegar a la escuela, revisen la ruta juntos para asegurarse de que sea segura y que él se la sepa de memoria, incluyendo caminos alternos.

· Repase la seguridad deportiva. Las lesiones deportivas en Hollywood y Florida son comunes entre estudiantes atletas. Asegúrese de que los entrenadores y los empleados de la escuela de su hijo estén calificados y tengan el entrenamiento y la experiencia necesarios para garantizar la seguridad de su hijo. Cerciórese de que retiren de los partidos a los niños cuando parezcan estar lesionados, y de que los dejen fuera hasta que un doctor pueda evaluar la gravedad de la lesión, especialmente si es en la cabeza. Si su hijo requiere de un año de seguridad para el deporte que practique, es un buen momento para elegir uno nuevo y proteger a su joven atleta.

· Hable sobre seguridad escolar. Siéntese con su hijo y revisen distintas estrategias para que se mantenga a salvo en la escuela. Esta conversación irá mejor si permite que su hijo tenga un rol activo en la plática. Para los niños más pequeños puede incluso hacerlo un juego: pídales que enlisten diferentes formas en que se les ocurre que uno puede resultar herido en la escuela, y luego imaginen juntos las diferentes posibilidades de prevenir o evitar estos peligros. Por ejemplo, si ellos saben que pueden tropezarse y caer en la banqueta afuera de la escuela, quizá se les ocurra que una forma de evitarlo es mirar dónde pisan o usar zapatos resistentes. Cuando los niños se inventan sus propias soluciones, les emociona mucho más implementarlas y se les facilita más recordarlas.

Si su hijo se lesiona en la escuela, contacte al Grupo Legal Flaxman para una consultoría gratuita. Nuestro equipo legal tiene más de seis décadas de experiencia acumulada y hemos ayudado a miles de familias e individuos que han resultado heridos por culpa de la negligencia de alguien más. Durante la consultoría podemos responder a sus preguntas y ayudarle a entender si podría levantar una demanda en su situación.