Estamos con usted durante la pandemia de COVID-19. De esta manera.
Publicado el:

Hable con Sus Adolescentes Sobre Las Reglas Actuales Para Conducir con Seguridad

Hoy en día muchos adolescentes se están sintiendo un poco inquietos, especialmente desde que la pandemia de COVID-19 canceló muchas actividades, clases, e inclusive reuniones. Como resultado, los adolescentes con licencia de conducir podrían estar manejando más como una manera de tener algo qué hacer, y este tiempo extra en el camino puede plantear riesgos adicionales. Si sus hijos están aburridos y conducen distancias más largas, podrían estar tomando más riesgos y simplemente estar más tiempo en el camino significaría un riesgo más alto de sufrir accidentes automovilísticos y lesiones. Por estas razones, ahora es un excelente momento para hablar con sus hijos sobre conducir con seguridad. Usted podría desear hablar sobre:

  • Conducir distancias largas: Si sus hijos conducen distancias más largas, hable con ellos sobre los peligros de la hipnosis de la autopista, los peligros de la fatiga, y los otros peligros de las excursiones a larga distancia. Asegúrese de que entienden que es fácil distraerse en trayectos largos y anímelos a tomar y planear paradas de descanso frecuentes.
  • Conducir de manera riesgosa: Conducir de manera riesgosa es un peligro para todos, pero especialmente para los adolescentes que todavía podrían estar descubriendo sus límites. Hable sobre maniobras riesgosas de conducir, como jugar carreras, exceder la velocidad, y otras actividades peligrosas.
  • Conducir ebrio y mareado: Aunque de hecho los conductores más jóvenes tienen menos tasas de conducir ebrios al compararse con generaciones anteriores, podrían no siempre apreciar que tomar una o dos bebidas, aun cuando estén por debajo de los límites legales para un adulto, aun así es ilegal. Los adolescentes que beben sin tener la edad permitida se encuentran en un doble riesgo de perder su licencia de conducir y están en riesgo de sufrir accidentes y lesiones graves.
  • Conducir de manera distraída: Las distracciones vienen de muchas maneras, incluyendo celulares, otros pasajeros, e incluso el tablero. Anime a sus hijos a mantener sus manos en el volante, sus ojos en el camino, y su mente en conducir. Hable sobre todas las maneras en que puede ocurrir una distracción en el auto y ayúdeles a encontrar sus propias soluciones para superar las distracciones.
  • Pasajeros: Los pasajeros son un riesgo para los adolescentes, ya que los estudios han revelado que mientras más pasajeros vayan en un auto, más riesgo de accidentes hay para los conductores adolescentes. Hoy en día, los jóvenes conductores también enfrentan un riesgo adicional con los pasajeros, ya que otras personas en un espacio cerrado como un auto pueden trasmitir el COVID-19. Considere limitar el número de pasajeros que su adolescente puede llevar en su auto, para que puedan mantener todo su enfoque en el camino.
  • Presión de sus pares: Todos están sujetos a la presión de los pares, pero los conductores jóvenes menores de 21 años pueden ser especialmente vulnerables. Podrían desear impresionar a sus amigos o podrían preocuparse sobre quedar fuera de las actividades del grupo si dicen ¨no¨ a un comportamiento riesgose. Hable sobre cómo es la presión de los pares y junto con su hijo discutan sobre maneras en las que pueden evadir situaciones de presiones de sus pares.

Si su adolescente resultó lesionado por un conductor peligroso o la negligencia de un tercero, contacte a un abogado de accidentes automovilísticos en Homestead para hablar sobre su situación. Contacte al Grupo Legal Flaxman al 1-866-352-9626 (1-866-FLAXMAN) para brindarle una consulta con un abogado de colisiones automovilísticas en Homestead.